Log in
×  Editar
alianzafrancesapanama.com
Filosofía de Facebook “Me gusta, el gusto es mío“
Publicado el 13 de ene. 2017

Todas las especies se atraen mutuamente, y el ser humano no es una excepción. Los animales se atraen según su especie, y una vez que establecen el contacto intercambian mensajes con gestos y sonidos. Los humanos hacemos lo mismo, pero debido al desarrollo de nuestras culturas, intercambiamos sobre todo símbolos y palabras.

A través de los símbolos: imágenes, músicas o cualquier otra forma de expresión artística, tratamos de enviar mensajes emotivos, y a través de las palabras además de emociones trasmitimos ideas. La intención es suscitar afecto o admiración que nos haga sentirnos miembros dignos y reconocidos de nuestra especie, afirmando nuestra personalidad donde antes solo había un individuo, igual al resto de los individuos de nuestra especie.

Facebook es un buen medio para establecer contacto y mostrar a los ?"amigos?" nuestras cualidades personales. La mayoría de los posts son imágenes emotivas, lo que demuestra que estamos más necesitados de emociones que de ideas. Incluso quien intenta expresar una idea también busca el apoyo de una imagen emotiva.

Por tanto, para afirmar nuestra personalidad y librarnos del solitario y deprimente individualismo necesitamos que otros lo reconozcan. Hegel llamó a este juego la dialéctica de ?"amo y el esclavo?", pues para sentirse amo es necesario tener un esclavo, y para considerarse esclavo es necesario tener un amo. Ambos se necesitan mutuamente.

En Facebook hacemos indistintamente de amos y de esclavos gracias a esta simple reflexión: ?"Me gusta lo tuyo siempre que a ti te guste lo mío?", y todos quedamos contentos. Pero esto, como tantas cosas en el comportamiento humano, es una falacia, porque en el fondo se trata de una competencia, y el fin de la competencia es el dominio de uno de los competidores.

En Facebook el deseo de dominio se mide por la frecuencia de los posts, y el dominio real por el número de amigos. Por ejemplo, la escritora Eugenia Tusquets tiene 2.903 amigos, lo que demuestra que tiene una personalidad más ?"dominante?" que la mía, que solo cuento con 30. Pero a medida que se incrementa el dominio, no solo aumenta el número de persona a las que ?"esclavizamos?", sino que se pierde la comunicación necesaria entre unos y otros, lo que contradice la ?"filosofía?" de Facebook.

El dominio absoluto resulta de la abrumadora personalidad del dominante, generando tantos admiradores que ya no es posible mantener una comunicación personal y directa. Estas personas son excepcionales y no suelen tener una vida grata ni placentera. En Grecia solo hubo 7 sabios reconocidos, y algunos, como Solon, fueron finalmente rechazados por el pueblo. Sócrates fue condenado a tomar la cicuta. Platón no llegó a dominar a Dionisio de Siracusa, ni Aristóteles a Alejandro el Magno.

Si vivieran hoy, probablemente ni Platón ni Aristóteles estarían en Facebook, porque también hay poderosas razones para no estar en la red. La principal es el rechazo de una comunicación tan solo virtual. Otra es no tener inquietudes personales y preferir pasar desapercibido como individuo; es decir, ser un individualista. Y, por último, tener un talento ?"fuera de lo común?" y elegir un escenario más personal que Facebook.

En resumen, bien podríamos decir que Facebook es un medio de comunicación social donde el individuo intenta mostrar su personalidad, sea mediocre o brillante, permitiéndole salir del anonimato al que le somete una cultura social fundamentada en un individualismo radical. Si lo consigue o no es un tema aparte.

 

© leoebooks.com