Log in
×  Editar
../a/img/art/31.png
La metafísica es fácil: Sobre el Ser
Publicado el 03 de dic. 2016

El ser es la entidad de un pensamiento, ya que todo aquello que pensamos está siendo, desde el instante del comienzo hasta el instante del final ("Pienso, luego soy"). No se puede pensar si no pensamos en algo. Luego la causa del ser es "pensar en algo". Todo lo que transcurre en un instante de tiempo y espacio "es", luego la realidad que percibimos en el instante del presente "es".
Así, lo que percibimos como real "es" en el instante del presente, y tanto el futuro como el pasado son instantes que están en el pasado "por efecto" (del paso del tiempo) y "por defecto" en el futuro. Estoy escribiendo este artículo y cada nuevo carácter que aparece en la pantalla está siendo en el presente, pero el carácter anterior ya no está en el presente sino en el pasado, "por efecto" del paso del tiempo.
El ser en su totalidad está contenido en su duración, por tanto ni el ser en su totalidad ni la duración pueden ser, porque están inmóviles. Todo lo que es tienen una duración inmóvil con su propio tiempo interno, pero su duración es posible porque están en el ser de otro tiempo externo, el universal, que, a su vez, necesariamente debe de estar contenido en otro ser y su duración, etc.
Así, cada ser "es" en su propia dimensión y "está" en otra dimensión, de donde se deduce que hay tantas dimensiones como seres. En efecto, todos los humanos son, es decir, son "seres humanos en su propia dimensión interna", pero comparten su duración en el ser de una misma dimensión externa.
Por la misma razón, cada dimensión tiene una duración, sin que sea posible concebir una dimensión y una duración final, ni hacia el interior ni hacia el exterior.
Cuando se agota el tiempo de su duración el ser deja de ser "algo" para "ser nada ", luego el ser siempre es "algo o nada", pero no puede "no-ser", porque la realidad en la que transcurre el ser siempre es o está siendo.
Si nuestra realidad transcurre en el tiempo de una duración y en un determinado espacio limitado por la misma duración, todo es real y "nada puede ser irreal". Por tanto la nada es necesario que "sea algo real", pero no "en efecto" sino "por defecto".
Si dejamos la mente en blanco y no pensamos en nada no quiere decir que hemos perdido la mente, sino que "temporalmente" hemos dejado de pensar.
Luego la nada es temporal, porque siempre está dentro un ser y no podemos concebir una realidad que "no-sea", o que sea absoluta y, por tanto, inmóvil. Cuando la batería de nuestro móvil está a medio consumir, tenemos un tiempo "por defecto" para hacer nuevas llamadas; un tiempo que necesariamente es algo, aunque sea "por defecto". Una vez agotada, la batería contiene "por efecto" todo el tiempo consumido, donde está el registro de las llamadas realizadas.

© leoebooks.com